A merendar

Nunca se sabe lo que te puede deparar un paseo en bici y es que yo estaba haciendo fotos de la ermita que se adivina al fondo cuando vi sobre un cardo este hermoso espécimen de Neoscona Adianta.  Quise fotografiarla pero salió por patas (ocho nada menos), y  cuando pensé que le habia perdido la pista, veo que se va al centro de su tela y se pone tan ricamente a merendar. Asi que la ocasión la pintaban calva y no la desaproveché.

Deja un comentario