Como niños

Cuentan que a veces los elementos se alborotan cuales niños traviesos, el agua se deja elevar por el caprichoso viento hacia las alturas mientras los electrones más juguetones, se van repartiendo entre las nubes de algodón que relucen bajo los rayos del sol. Así las cosas las blancas nubecillas van creciendo y poniéndose cada vez más negras y los electrones que ya llevan un buen rato jugando se alteran de mala manera y empiezan a alborotar saltando y gritando por doquier, y claro al final las nubes con tanto escándalo acaban asustándose y echándose a llorar a lágrima viva, mientras nosotros “pobres mortales” tenemos que aguantar aquí abajo a los unos con sus destellos y gritos y a las otras deshaciendosenos encima…
…y lo que nos queda 😉

Un pensamiento en “Como niños”

Deja un comentario